Una técnica es un conjunto de procedimientos de que se sirve una ciencia o un arte. Una técnica en Psicoterapia infantil Gestáltica sería una herramienta para conseguir los objetivos de la terapia.

Todo acercamiento hacia el niño y hacia su proceso puede considerarse una técnica. La técnica es un acto creativo que repetido muchas veces, da por origen una técnica determinada. Una técnica no debe ser un recurso para escondernos detrás, cuando no sabemos que hacer, no debemos usarla para evadir nuestra ignorancia o nuestra inseguridad. El aprendizaje de las técnicas es tan sólo uno de los pasos importantes en el aprendizaje de la formación de los terapeutas.

Como dicen Erving y Miriam Polster, "el terapeuta es su propio instrumento". El verdadero juego, arte y técnica esta en el propio terapeuta, en su propio ser, en su escucha atenta, en su saber estar y en su capacidad de arriesgarse con el niño que tiene delante. Una técnica por más fácil que en apariencia parezca debe ser tomada como un agente movilizador y de cambio, por tanto debemos ser responsables en el manejo de ellas y saber además cual es el momento de su utilización donde más convenga al paciente y su desarrollo personal. Una técnica siempre es un elemento más dentro del proceso psicoterapéutico. Si invadimos al niño con técnicas lo que haremos será confundirlo.

LAS TÉCNICAS

EL JUEGO

El juego y el dibujo son sin duda las técnicas clásicas para trabajar con niños. El juego según Freud y M. Klein es la expresión y vehículo de las fantasías, tal y como pueden ser los sueños en el adulto.

El juego ya lo menciona Freud en su famoso caso Juanito y HugHellmunth, la primera analista de niños de la que tenemos referencia, utiliza el juego en sus sesiones. Melanie Klein es la analista que inaugura una técnica especial de juego e interpretación que ha pasado a la historia del psicoanálisis como “Terapia de Juego”.

Desde una óptica diferente tenemos el planteamiento de Virginia Axline, esta autora humanista, opta por la terapia de juego no directiva, donde el terapeuta ni dirige ni interpreta, dejando al niño que sea el responsable y elija el camino a seguir. La terapia de juego no directiva, puede describirse como la oportunidad que se ofrece al niño de experimentar crecimiento bajo condiciones favorables. El cuarto de terapia de juegos es un lugar que propicia el crecimiento, dentro de la seguridad de este cuarto es donde el niño es la persona más importante, donde nadie le dice lo que tiene que hacer ni lo critica, ahí es aceptado por completo.

Violet Oklander pionera de la Terapia Gestalt infantil plantea que el juego es para el niño una forma de autoterapia, mediante la cual a menudo se resuelven confusiones, angustias y conflictos, además el juego le sirve de lenguaje al niño.

Podemos observar el juego del niño, ¿cómo juega, cómo se acerca a los materiales, qué escoge y qué evita? ¿Le cuesta cambiar? ¿Es organizado o desorganizado? ¿Qué tema trata el juego? ¿Hay muchos accidentes o choques? ¿Cómo hace el contacto? También podemos dirigir la toma de conciencia hacia algún elemento, pedirle entablar un dialogo abierto entre objetos o personas o bien llevar esta situación a la propia vida del niño ¿té sientes a veces como ese niño? A veces estás tan enfadado como ellos.......... Otra posibilidad es armar una situación concreta en el juego para ver el niño como la resuelve.

Todo el juego se va a desarrollar en una atmósfera de aceptación, pero eso no significa que el niño no tenga unos límites, de hecho los límites son un elemento importante en la terapia.

DIBUJO

El dibujo es tal vez el recurso más utilizado para trabajar con niños. Es fácil, nos sirve para romper el hielo y a la mayoría de los niños, sobretodo a los pequeños les gusta dibujar.

Podemos pedirle un dibujo libre, también el dibujo de la familia, el dibujo de árboles, de sí mismo, de su casa o su mejor amigo. Además el dibujo constituye una afirmación del yo del niño, es muy importante para ellos que yo los conserve y aún más que los cuelgue en la sala.

PINTURA

Los niños disfrutan pintando, la pintura es una actividad tranquilizante, en la pintura no son fáciles las frustraciones y no se necesita de mucha pericia. La pintura con pincel o de dedo es una actividad muy atractiva para la mayoría de los niños. Puede ser una actividad interesante para niños inhibidos y/o rígidos.

También podemos utilizar la pintura en las sesiones con los familiares, pidiéndoles por ejemplo hacer un mural conjunto.

ARCILLA

La arcilla es sucia, blanda, suave y sensual, atrayente para todas las edades. Muchos niños con problemas de percepción y motricidad necesitan este tipo de experiencia. Acerca a las personas a sus sentimientos. Quizás sea esa misma fluidez la que produce ese acercamiento a los sentimientos, permite romper las barreras del niño, los niños que bloquean sus sentimientos están generalmente desconectados de sus sentidos. A menudo la arcilla les tiende un puente entre sus sentidos y sus sentimientos.

Los niños agresivos pueden usar la arcilla para golpearla y machacarla, los niños con rabia puede sacarla de muchas formas con la arcilla. Los que son inseguros pueden tener una sensación de control y dominio a través de la
arcilla.

Suelo utilizar la arcilla con los niños que tienen encopresis, cómo un modo de poder entablar un puente para hablar de sus dificultades. El terapeuta puede descubrir que esta ocurriendo con el niño observando como trabaja la arcilla.

También es cierto que algunos niños no les gusta ensuciarse, incluso les puede dar asco, en este caso tendremos que buscar otros caminos para iniciar nuestro trabajo.

LA PLASTILINA

La plastilina es un elemento más habitual para los niños, crea menos expectación, requiere menos preparación y se puede recurrir a ella con menos tiempo pidiéndole al niño que represente a su hermano o a su maestra etc.

FANTASIAS

Una fantasía debe ser contada con voz de fantasía. Se cuenta lentamente, con muchas pausas, para dar a los niños la oportunidad de hacer lo que va diciendo la fantasía. A menudo se pide al niño que dibuje lo que ha imaginado en la fantasía. Después el niño va a describir la fantasía o el dibujo. Por último le pedimos que se convierta en una parte del dibujo, lo que le gustaría ser, también puede ser el terapeuta el que elija y le pida al niño que se convierta en alguno de los elementos de la fantasía o del dibujo. A través de esta técnica el niño puede ir recuperando sus proyecciones. También podemos pedirle al niño que ponga un nombre a su dibujo o fantasía como una forma de cierre.

Otros usos de las fantasías serían la relajación, la visualización curativa o la visualización del niño consiguiendo lo que desea. Muy cercano a estas técnicas estaría la hipnosis Ericksoniana, suelo utilizar está técnica mediante metáforas para trabajar con niños. Hay niños que no les gustan estas técnicas, pero hay niños que les encanta, generalmente va a depender de la edad del niño. La hipnosis es un instrumento muy potente para trabajar miedos.

TÉCNICAS DE RELAJACIÓN

Muchos niños son reacios a la relajación, les asusta o simplemente no quieren parar. Podemos utilizar para la relajación bien una fantasía, bien técnicas basadas en la tensión-relajación.

Las técnicas de relajación para niños, centradas en la tensión- relajación va a tener unas pautas simples y cortas y si es necesario el terapeuta irá realizando primero los diferentes ejercicios.

También podemos utilizar las imágenes como una buena forma de relajación, la relajación no implica que los niños deben estar tumbados, podemos realizar ejercicios con el cuerpo guiados por la relajación y en diferentes posturas.

TRABAJO CORPORAL

La respiración es un aspecto muy importante de la percepción corporal. Son muy importantes los ejercicios de respiración, comparar la respiración superficial con la profunda.

Se puede utilizar la música para que el niño realice diferentes movimientos corporales o también les podemos pedir que sigan consignas que marquen contrastes, ser duros como marionetas de madera, blandos como muñecos de trapo, ser ligeros como mariposas o pesados como elefantes. También podemos pedir al niño que simbolice sentimientos en el papel y que después los represente con su cuerpo.

Otra opción es utilizar el yoga como un instrumento para que los niños puedan utilizar mejor su energía, relajándose cuando es necesario, escuchando mejor y aprendiendo a controlar el estrés.

También basándose en las posturas del yoga y ejercicios de respiración, tenemos la técnica de convertirse en animales para relajarse como muestra Pauline Mainland en su libro “Calmar a las fieras” (1998).

NARRACIÓN

El uso de la narración en el trabajo con niños es muy amplio, podemos usarlas para buscar la figura, es decir favorecer el darse cuenta, pidiéndole a los niños que escriban historias y utilizar recursos para estimularlas: cuadros, tests proyectivos, títeres, etc. Podemos escribir historias a medias o pedirles a los niños que concluyan historias que nosotros les planteamos. También podemos inventar historias para contárselas a los niños, leer cuentos significativos y relacionados con sus vivencias. En general los niños al igual que los adultos prefieren que le cuenten un relato o le cuenten ejemplos, porque conecta con la función asociativa de la inteligencia intuitiva. Al oír la metáfora cada niño construirá un sentido que sea relevante para el.

El poder de la metáfora no lo determina el narrador sino el oyente y lo que su mente inconsciente hace con el relato. Lo que busca el lenguaje metafórico es provocar estímulos al sistema sensorial de quien escucha: imágenes, sensaciones, sonidos, olores, sabores..... El lenguaje figurado ayuda a que el oyente pueda conectar con su propia intuición.

Además no hace falta que las metáforas sean de una gran calidad literaria, de hecho, la mejor metáfora es la que ilustra la situación con una historia personal del propio narrador.

Jon Grinder señala que se puede construir una metáfora de cualquier situación. Sólo hay que conocer el problema y lo que la persona desea, establecer un isomorfimo con otra situación, en otro escenario y agregarle una solución.

COLLAGE

Un collage es cualquier diseño o cuadro que se realiza pegando o añadiendo materiales de cualquier tipo a un lienzo, tela o papel.

Un collage se puede trabajar de diferentes maneras, a veces el niño sólo compartirá su visión de su propio collage y a veces contará una historia más larga. Se le puede pedir al niño que cuente una historia de cada recorte. A veces no surge nada con que trabajar pero al menos el niño ha tenido la oportunidad de expresarse, de hacer una declaración sobre sí mismo.

DRAMATIZACIÓN

La dramatización le permite al niño expresar lo que siente y no se atreve a sacar en su vida real. Les puede servir para ensayar diferentes roles y para aprender a enfrentarse a situaciones conflictivas. Se puede hacer con marionetas, juguetes con forma de animales o a partir de la producción de un dibujo por parte del niño. El niño monta el escenario con cojines, muñecos y juguetes y desarrolla la actuación de uno o varios roles de su círculo íntimo. El terapeuta puede actuar alguno de los roles o actúar de yo auxiliar.

Es muy útil para trabajar situaciones conflictivas, como resolver problemas con su grupo de iguales, enfrentarse a un monstruo que le da miedo, saber expresarse delante de papa, de mamá............

MARIONETAS

Las marionetas son una forma de facilitar la expresión del niño, da una cierta distancia, a la vez que es un elemento muy atractivo para los niños. Con niños muy pequeños podemos utilizarlos para iniciar el contacto.

Las marionetas más utilizadas son un hombre, una mujer, un par de niños, un par de niñas, un diablo, una bruja, un cocodrilo, un tigre, un bebe, un rey, un perro.......

Son los instrumentos más utilizados para trabajar asuntos inconclusos, es el niño el que suele contarnos historias que le preocupan a través del títere, a veces también nos relata historias positivas sobre el mismo. Mediante este instrumento el niño se atreve a hacer y decir cosas que no se atreve en su vida real, es un elemento importante en el “laboratorio” de la terapia. A veces el niño quiere hacer todos los personajes y otras veces pide al terapeuta que intervenga dándole así la oportunidad de ir cambiando la historia, en otras ocasiones el terapeuta puede apoyar al niño actuando de “yo auxiliar”.

EXPERIENCIA SENSORIAL

Uno de los conceptos clave de la terapia Gestalt es el aquí y ahora. Estar en el aquí-ahora, vivir en el momento nos ayuda a sentirnos mejor. La mayoría de nuestros problemas están en lo que Perls llamó Zona de la Fantasía, ahí se sitúa todo lo mental, nuestros miedos, nuestros remordimientos, nuestra imaginación etc. Retomar la experiencia sensorial, nos ayuda a conectar con el aquí y ahora. A menudo los niños al igual que los adultos nos quedamos excesivamente en la zona de la fantasía o de nuestra zona interna, son momentos en que nos estamos compadeciendo de nuestros problemas o de nuestras dolencias, la experiencia sensorial nos vincula a la zona externa, dándonos una visión diferente de nuestros problemas o dolencias y situándonos en el aquí y ahora.

Algunos ejemplos de ejercicios:

Vista: mirar diferentes colores, diferentes paisajes, mirar cosas a través de vidrio, agua, celofán, mirar cosas desde distintas perspectivas, cerca, lejos, al revés etc.

Oído: Jugar a reconocer sonidos, detrás de la espalda del niño, producir sonidos por diferentes medios. Producir o recordar sonidos tristes, alegres, atemorizantes y sonidos que evoquen otros sentimientos. Utilización de diferentes músicas, para acompañar o evocar diferentes sentimientos.

Gusto: Hablar de sus sabores preferidos, discernir y comparar sabores.

Olfato: Se pueden realizar experiencias con aromas, florales, frutales, dulces etc.

Tacto: exploración mediante exploración de objetos, arcilla, agua, telas etc,
preferiblemente con los ojos cerrados.

EL CUADERNO DE TERAPIA

Esta es una técnica que propone Loreta Cornejo en su libro “Manual de Terapia Gestáltica”.

El cuaderno de terapia es un cuaderno que el niño va a hacer en la terapia. En cada página habrá una frase a modo de enunciado escrita por el terapeuta, donde se le pedirá que dibuje o escriba. Lo importante es poner en cada sesión algunas páginas con enunciados con "significado" y otras sin significado, para que al niño no se le hagan muy pesadas.

Algunos enunciados del cuaderno de terapia:

  • Voy a dibujarme cuando era pequeño/a
  • Cuando yo era pequeño/a era
  • Voy a dibujarme como quiero ser de mayor
  • Las cosas que me ponen alegre son
  • Las cosas que me ponen triste son
  • Las cosas que me enfadan son
  • Voy a dibujar las cosas que me dan miedo
  • Si mi padre fuera un animal sería
  • Si mi madre fuera un animal sería
  • Una de las ventajas de esta técnica es que el niño puede revisar el cuaderno cuando lo desee y es como un registro de la terapia, el niño puede ver como se va superando. Cómo inconveniente la resistencia de muchos niños a hacer algo que le conecta con la escuela.

CUADRO DEL YO

Técnica integrativa mediante la cual el niño se representa simbólicamente y construye frases que lo definen. Ponemos énfasis en los aspectos menos aceptados de su personalidad y en las emociones no aceptadas.

Otro ejercicio semejante es dibujar una torta o pizza y en cada trozo se pone una palabra o dibujo que represente una parte de nuestro yo. Luego el niño puede entablar un diálogo con cada una de las partes para clarificar sus conflictos, exigencias etc. Estas técnicas favorecen el autoconocimiento por ello son muy aconsejables al inicio de la terapia con niños mayores y con adolescentes.

CUADRO DE LAS EMOCIONES

Representación simbólica mediante formas y colores de las distintas emociones. El niño elige una emoción, se le pide que se dé cuenta del lugar de su cuerpo en el que la experimenta, luego que rememore una situación concreta en que la haya experimentado y finalmente que la represente con su cuerpo y/o en el papel. Esta técnica requiere de un mayor compromiso, por tanto la utilizaremos en un punto más avanzado de la terapia, cuando el niño ya esté más familiarizado con las emociones.

TRABAJO CON POLARIDADES

El niño aprende y descubre el mundo por opuestos. Es muy importante trabajar con polaridades. Al niño le atemorizan sus divisiones interiores, como también la que ve en los adultos que le rodean. Se confunde cuando se siente furioso y lleno de odio hacia sus seres queridos. Se turba cuando alguien a quien considera fuerte y protector aparece débil y desamparado. Le cuesta aceptar aquellas partes de sí mimo que le desagradan o que sus padres critican Podemos discutir los opuestos en sentimientos y personalidades que ellos conocen: amor, odio, triste, feliz, bueno, malo, fuerte, débil. Podemos usar una serie de técnicas para tomar contacto con las polaridades:

  • Dibuja un cuadro de algo que te ponga alegre y otro de algo que te ponga triste
  • Dibújate a ti mismo siendo fuerte, débil.
  • Contar cuentos en los que aparecen polaridades que el niño necesita experimentar.
  • Vamos a jugar a tener miedo, vamos a jugar a ser valientes.


DUELOS Y DESPEDIDAS

En niños pequeños se pueden elaborar a partir de un dibujo que el niño hace de la persona desaparecida y/o de una carta que se le escribe donde dice lo que quiere y se puede despedir de esa persona. En niños mayores y adolescentes, teniendo en cuenta el grado de madurez, se puede realizar la despedida a través de una fantasía dirigida. Muchas veces el niño pequeño va a necesitar un trabajo mucho más indirecto y sutil, sólo el estar en contacto con el niño nos va a ayudar en este camino.

EL USO DE LA SILLA VACIA O DEL MUÑECO

La técnica de la silla vacía o silla caliente que se utiliza con adultos consiste en sentar al paciente en una silla o cojín y delante de él poner otra silla o almohadón vacío y desde ahí empezar una diálogo imaginario, bien entre dos partes de la persona, bien con otra persona. Como muchas veces está técnica es rechazada por los niños podemos utilizar para ello un muñeco. El muñeco, preferentemente un oso, según la propuesta de Loreta Cornejo, estará siempre en la sesión, el niño sabe que puede jugar con él, cuando los niños dicen algo acerca de él, el o la terapeuta puede entablar un diálogo con el niño asumiendo el papel del muñeco. El muñeco puede usarse también para romper el hielo en las primeras sesiones.

TECNICAS SUPRESIVAS Y EXPRESIVAS

Pueden ser útiles algunas de estas técnicas diseñadas inicialmente para adultos.

Supresivas:

Sirven para dejar de hacer algo, para descubrir la experiencia que se oculta detrás de una determinada actividad. Deja de mover así la mano a ver que te ocurre. Deja de hablar tan rápido y escucha a ver que te pasa por dentro.....

  • Descubrir los debeísmos: a menudo descubrimos introyectos que están dificultando el vivir del niño, reelaborar estos introyectos en colaboración con los padres puede ser muy importante.
  • Encontrar las formas de manipulación y aprender a pedir directamente.

Expresivas:

Tratan de intensificar la atención o de exagerarla.

  • Expresar lo no expresado, para ello el terapeuta infantil, utilizara diferentes recursos, contar historias, hablar de su propia experiencia etc.
  • Terminar o completar la expresión, con ayuda del terapeuta o de sus diferentes recursos, cuentos, títeres etc.
  • Buscar la expresión y hacerla directa: mediante diferentes tipos de dramatizaciones.


UNA TÉCNICA GESTALT PARA NIÑOS ENURÉTICOS

Esta técnica la proponen Carmen Vázquez y Angeles Martín (1983). La técnica consiste en darle al niño un papel y una lápiz y pedirle que se dibuje a sí mismo y a su pis, como quiera, como a él le parezca mejor.

La consigna debe ser totalmente abierta para que el niño dibuje a ambos personajes y en concreto al pis como más espontáneamente se le ocurra, da lo mismo que utilice símbolos o que haga un dibujo realista.

Si el niño hace un garabato en lugar del pis, se le insiste para que dibuje algo concreto, si después de insistirle sigue sin dibujar nada concreto, dejamos de insistir y pasamos a trabajar de otra forma aplazando esta técnica para un momento en que haya disminuido su ansiedad.

Esta técnica no debe emplearse en las primeras sesiones de la terapia. Esta técnica sólo debe aplicarse cuando intuimos que el niño está en una situación idónea como para darse cuenta del para qué de su conducta.

Una vez que hemos captado este momento posible del darse cuenta y una vez que el niño ha realizado el dibujo pasamos a lo puramente gestáltico.

Se le pide al niño que inicie una conversación entre los dos personaje de su dibujo.

En este diálogo hay que observar:

  • Quién domina a quién
  • Distintos tonos de voz y modulaciones
  • Tipo del lenguaje: frases largas, monosílabos
  • Tono del diálogo (retador, sumiso, de complicidad)
  • Cuando intuimos que el niño evita alguna frase determinada el terapeuta debe tomar durante unos minutos el papel del personaje que evita.

Es recomendable no intervenir, a menos que sea estrictamente necesario, y en ese caso del modo más escueto posible.

Una vez que el niño concluye el diálogo, normalmente ha surgido el beneficio que obtiene su conducta enurética. Llegados a este punto se trabaja con el material obtenido siguiendo el método que mejor parezca para integrar la respuesta, eliminar la ansiedad y reelaborar la conducta.

¿QUÉ TÉCNICA ELEGIR, CUÁNDO Y CÓMO?

Cómo saber qué técnica elegir, qué criterios podemos utilizar para elegir la técnica más adecuada.

Hay un criterio muy importante que es el de la edad. Cuando hablamos de niños hablamos de un margen de edad tan extenso que la terapia va a ser diferente y también las técnicas que vamos a utilizar. También tenemos que tener en cuenta los gustos y preferencias de cada niño.

Y como no es importante tener en cuenta las preferencias y afinidades del terapeuta, aprovechar nuestros mejores recursos. Es cierto que la mayoría de las técnicas son útiles para diferentes procesos de terapia, pero en este apartado he tratado de ir más allá y buscar qué técnicas nos pueden ayudar más a trabajar los diferentes bloqueos que presenta el niño, basándonos en el ciclo de la experiencia.

El ciclo de la experiencia:

1- Retención: El niño con baja autoestima. El niño con soledad.

El niño con baja autoestima necesita reforzar su yo, necesita tener oportunidades para ser y sentirse confirmado. Por eso he elegido dos técnicas plásticas sencillas en las que todo vale y puede resultar lúdico, el dibujo y la pintura. El cuadro del yo es una técnica para fomentar el autoconocimiento y por eso es útil para trabajar la autoestima. También el trabajo corporal es muy indicado en estos niños porque les ayuda a conectarse con su propia fuerza interior.

2- Desensibilización: El niño que está dentro y fuera de la realidad.

Cuándo un niño está bloqueado en desensibilización, necesita conectarse con el momento presente, tener experiencias de contacto a través de sus sentidos y conectarse con su cuerpo. Las técnicas preferidas para estos niños son : Experiencia Sensorial, Trabajo corporal, Pintura, Arcilla y Música.

3- Proyección: El niño con culpa. El niño agresivo.

Cuando un niño está en proyección, necesita recuperar estas proyecciones, distinguir que es suyo y que es el del otro, una de las formas más sencillas para los niños de descubrir esto es poniéndose
en el lugar del otro, para ello podemos utilizar la dramatización, las marionetas, la narración y el dibujo.

4- Introyección: El niño retraído. El niño miedoso.

Los niños que son retraídos, es normal que les cueste hablarnos y contarnos cosas, si tenemos la suerte de que les guste dibujar, esta puede ser un buena vía para empezar a trabajar, también podemos trabajar con el cuadro del yo , con el cuadro de las emociones y con el cuaderno de terapia, pues al ser una tarea estructurada, puede facilitar que el niño vaya cogiendo confianza. El niño miedoso puede utilizar todas estas técnicas, podemos pedirle por ejemplo que dibuje su miedo y poder trabajarlo desde ahí, también son una buena opción las fantasias dirigidas y la hipnosis.

5- Retroflexión: El niño con ira.

El niño con síntomas físicos. La necesidad de estos niños es la expresión, es sacar hacia fuera todo lo que sienten por dentro, por eso utilizaremos las técnicas expresivas, la dramatización, las marionetas y la silla vacía o el muñeco.

6- Deflexión: El niño hiperactivo

El niño hiperactivo presenta dificultades para contactar consigo mismo y con los demás. Considero como técnicas más adecuadas en estos casos la música, la arcilla y la experiencia sensorial. En algunos casos tambíen pueden ser factibles el trabajo corporal y las técnicas de relajación.

7- Confluencia: El niño inseguro.

No hay una distinción clara entre el yo y el no-yo, se dejan llevar por los demás en perjuicio de sus deseos y necesidades. En este tipo de niños podríamos utilizar técnicas muy diversas, una de ellas sería el trabajo corporal, como un modo de fomentar el yo, de descubrir la frontera, en este sentido también podemos utilizar el cuadro del yo y la pintura.

También son muy útiles las dramatizaciones, las marionetas y las polaridades.

8- Fijación: El niño con tensión o experiencias traumáticas. El niño solitario.

En este bloqueo se sitúan niños con un grado de gravedad muy diferente, desde niños que sus padres se acaban de separar, niños que cambian de ciudad o país, víctimas de abusos, niños maltratados, víctimas de accidentes o catástrofes o cosas menos alarmantes para los adultos pero que pueden ser vividas por los niños con mucha intensidad.

Podemos trabajar con arcilla, dramatización, narración, técnicas expresivas y como no duelos y despedidas.

Raquel Ross

Psicóloga. Psicoterapeuta