¿En Que Consiste?

Consiste en a través de una previa entrevista con lo/as progenitore/as y/o tutore/as, realizar una historia de la sintomatología que presenta el/la Menor, así como de las circunstancias vividas en los últimos años en el entrono socio-educativo y familiar. Padres, menores y psicoterapeuta, trabajan en equipo para desarrollar habilidades para afrontar los problemas que está sufriendo el/la menor, la familia y su entorno socio-educativo. Tenemos sesiones individuales con lo/as menores, con lo/as padres, en coordinación multidisciplinar con el centro educativo o médicos si tuvieran tratamiento con el fin que el/la menor reciba el apoyo de su entrono para superar la problemática que presenta.

¿Cuándo Acudir?

Cuando hay un/a menor que presenta síntomas de índole psicológico o psicosomático. Cuando, hay uno o varios miembros de la familia con dificultades a nivel emocional o la dinámica familiar es dañina, cuando hay dificultades en la comunicación, crisis puntual (muerte, enfermedad, infidelidad, celos, separación de la pareja, cambio domicilio), adolescencia y conductas disruptivas, abuso y violencia, dificultades en los planes de futuro, etc.

¿Qué Beneficios Terapéuticos Tiene La Psicoterapia Infanto-Juvenil?

  • Ayuda a tomar conciencia de la responsabilidad y necesidad de un cambio en la dinámica familiar y/o escolar.
  • Aumenta la capacidad del entorno familiar y educativo para detectar las necesidades y dificultades de lo/as menores, así como , atender el momento madurativo y circunstancias.
  • Facilita una vinculación emocional saludable a través de vínculos de apego seguro (abordar la sobreprotección, estilos educativos coercitivos o pasivos…).
  • Potencia habilidades parentales y de crianza apropiadas, apoyando el ejercicio de un rol parental saludable para el sistema familiar.
  • Ofrece nuevos modelos de relación con el/la menor.
  • Aumenta la autoestima y autoconcepto del/la menor.
  • Disminuye el nivel de hostilidad, agresividad y/o violencia implícito y explícito.
  • Mejora la comunicación y gestión emocional de/la menor con el entorno familiar, educativo y de compañero/as.
  • Permite comprender límites claros entre el/la menor y lo/as adulto/as.
  • Facilita ajustar las expectativas propias y de los demás.
  • Aumenta la capacidad de detectar y expresar necesidades en uno mismo y en los demás.
  • Facilitar vínculos de confianza: facilita actuaciones desde un clima familiar de respeto.
  • Disminuye el nivel de estrés e inseguridad.
Solicita información
Por favor, introduzca su nombre

Por favor, introduzca sus apellidos

Por favor, indique su número de teléfono

Por favor, informe su correo electrónico

Por favor, indique como nos ha conocido

Refresh Por favor, introduzca bien el Captcha