fbpx

 

Valorarse aunque es un término muy subjetivo, no deja de ser una conducta más que se va gestando desde la tierna infancia.

Las valoraciones que nuestro entorno hagan de nosotros, y cómo la interpretemos a esa edad, nos ayudará a formarnos una idea de “quienes somos” y del papel que desempeñamos en el entorno que nos encontramos.

 

Valorarse aunque es un término muy subjetivo, no deja de ser una conducta más que se va gestando desde la tierna infancia.

Las valoraciones que nuestro entorno hagan de nosotros, y cómo la interpretemos a esa edad, nos ayudará a formarnos una idea de “quienes somos” y del papel que desempeñamos en el entorno que nos encontramos.

Pero la vida nos va dando experiencia y nos suceden cosas (perdemos empleos, relaciones tóxicas o tan sanas como nos gustaría….) que hacen que nuestra autoestima fluctúe. 

Es aquí donde se hace entrever la que si se me permite el término llamo: “la psico-inmuno-autoestima”.

Si teníamos una buena base, o unas buenas defensas, estas experiencias  estresantes que la vida nos pone, serán una aprendizaje e incluso no ayudará a salir más fortalecidos, creando más solidez de nuestra valoraciones personales tras gestionar las vivencias.

¿Cómo sé que tengo baja autoestima?

  • Cuando me siento pequeñita ante los demás.
  • Incapaz, temeroso o temerosa de dar mi opinión, porque no va interesar al otro, o incluso para evitar posibles conflictos.
  • Cuando ante los comentarios impertinentes  y ademanes incontrolada de otra persona, se llega    a sentir culpable o merecedora de la humillación. 

De estos puntos se suele dar cuenta la persona, le hace sentir incómoda.  Esta sensación desagradable nos avisa. 

Ante estas situaciones de este tipo, normalmente si se tienen una autovaloración baja y entres otras respuestas las personas que la sufren:

  • Intenta evitarla a toda costa, rehúye, intenta no enfrentarse a una mal trago.
  • Se puede mostrar agresiva. Es el mecanismo de defensa básico. Ataco.
  • Revierta la agresividad hacia sí misma, llegándose a considerar en algunos extremos como un ser despreciable. En estos casos el dolor muchas veces desencadena en conductas adictivas como las drogas, los juegos, compensar la baja autoestima con conquistas sexuales etc…
  • A todo esto es necesario nombrar el juicio interno y extremada crítico consigo mismo. 

Pasos para salir del círculo vicioso de la baja autoestima

Si es necesario acudir a un buen profesional que nos ayude a conocernos, querernos y nos de herramientas para aprender a auto valorarnos.

A modo de pinceladas serían entre otras:

  • Aprender a pensar.
  • Aprender a respetar las críticas.
  • Aprender a pensar a decir lo que uno piensa y o siente.
  • Aprender a aceptar los errores y cómo estos forman parte del propio crecimiento personal.
  • Aprender a fijarse metas y objetivos.
  • Aprender a solucionar errores.
  • Aprender a responsabilizarse de la propia vida.

Cómo ves, como cualquier otra habilidad, algo tan íntimo como tu autovaloración se puede aprender. 

¿Y si nos auto conocemos y aprendemos a querernos más?

 

 

Justa María Mateo Melián

Psicóloga y Psicoterapeuta