1. Bajarnos a su altura físicamente y hablarles en un tono tranquilo.
  2. Invitarles a hacer el truco de la respiración del globo, hacerlo junto con ellos como un juego, tomamos aire por la nariz imaginando aire de nuestro color favorito, hinchamos el estomago como un globo, retenemos el aire 3 o 4 segundos y sacamos despacio por la boca el aire y el dolor de color negro. Apoyarlos en que ello/as tienen el superpoder de sacar sus tensiones y a veces, sus dolores.
  3. Incorporarlos progresivamente, es decir, si van a acogida temprana llevarlos un poco mas tarde y quedarnos con ellos antes de entrar, o recogerlos antes en acogida tardia, o a la salida del cole, hasta que vayan remitiendo los síntomas.
  4. Los niño/as necesitan adultos que les acompañen en el aprendizaje  de como regular sus emociones y del manejo del estrés, no basta con que les demos pautas cognitivas, ya que el mundo emocional esta mas en las experiencias corporales.

Ayudemos a los niño/as y niñas a desarrollar y potencial sus habilidades emocionales.