Es muy conocido el uso de estas técnicas para interpretar lo que puede estar pasando en el interior de una persona, sin embargo, nunca sabremos si esta interpretación es acertada si no nos arriesgamos a contrastarla con el autor de tal proyección... es más, ni siquiera, bajo mi punto de vista, es el objetivo hacer una interpretación majestuosa para impresionar al otro sobre lo que somos capaces de ver a través de su dibujo o su figura de arcilla. El objetivo, desde la Terapia Gestalt, sería que la persona que ha realizado la proyección amplíe su autoconciencia, de forma que pueda hacerse dueña de la parte de sí misma que está poniendo en esa producción.

Desde este punto de vista, las técnicas proyectivas pasan de ser un mero instrumento de diagnóstico para ser una oportunidad de aprendizaje para la persona que las pone en marcha, que puede ver reflejadas en su obra sus emociones y necesidades más desatendidas, sirviendo así como un primer paso para tomar las riendas de lo que quiere hacer con lo que se da cuenta aquí y ahora, para empezar a darse permiso para ser lo que es y no otra cosa, y ver qué es lo mejor que puede hacer con eso que tiene, que es sin duda muy valioso.

Si esto lo aplicamos al niño y al adolescente, nos encontramos con una manera de trabajar con ellos en su propio lenguaje, el lenguaje simbólico, que va a permitirle mostrarse desde un sitio diferente, más instintivo, menos elaborado, más real... es aquí cuando tenemos que estar muy atentos para recibir lo que muestre el niño o niña o el adolescente de una forma absolutamente respetuosa, con la certeza de que son muy sabios y  todo lo que forma parte de ellos tiene un sentido en la realidad en que viven, y de que tienen derecho a ser como son. Descubrir este sentido y acompañar al niño en el descubrimiento de nuevas formas y herramientas para estar mejor y establecer relaciones satisfactorias será nuestro cometido.

El objetivo de este taller será aprender a ver las técnicas proyectivas como una oportunidad para el trabajo relacional, y el uso de las mismas para que lo que se proyecte sean los propios patrones relacionales de la persona a la que estemos acompañando en su proceso, poniendo así estas técnicas al servicio de la relación terapéutica, ya que, como sabemos, lo que sana es la relación.

Jessica Garcia

Psicóloga y psicoterapeuta

Maestra y coordinadora del proyecto de formación los profesionales Educación emocional y creatividad, ha llevado programas de intervención psicológica de acoso escolar