Consiste en una disposición a estar receptivo y abierto a vivenciar en el presente la experiencia interna, externa y relacional simultáneamente, sea la que sea, mas allá de la interpretación, estar en contacto con lo que está sucediendo tal cual, a nivel integral, es decir, las sensaciones que se experimentan en el presente, el significado que se les da y lo que se hace con esto para poder detectar que necesidad fisiológica, psicológica y existencial hay detrás de cada vivencia, acompañando y comprendiendo al individuo como un ser holístico.

Para ello en terapia Gestalt, nos entrenamos en:

1) Experienciar lo que percibimos de la piel hacia dentro, es decir en nuestro mundo interior corporal, como sentimos nuestro corazón, nuestra respiración, nuestros órganos, nuestros músculos, etc.
2) Experienciar como es observar y sentir nuestros pensamientos, no tanto el contenido de lo que pienso sino como es experimentar esa forma de pensar.
3) Experienciar lo que percibimos de nosotros de la piel hacia afuera, es decir, como es nuestra conducta ante todo esto, que nos invita a hacer esta vivencia, si atendemos nuestra necesidad o la bloqueamos.
4) Se trata de acompañar la propia experiencia a medida que esta sucede, sin juzgarla, estando atento a las interferencias de experiencias del pasado en el presente, estando atento a cuando el miedo o la fantasía de futuro emerge.
5) El objetivo de esta Presencia gestáltica, es el darnos cuenta de como experimentamos lo que sucede y si desde el respeto total a la persona, acompañamos un proceso de respeto y atención a las necesidades que surgen para la autorregulación y como consecuencia de ello el desarrollo de sus potenciales y la realización personal.
6) El espacio de la psicoterapia es un espacio para la experimentación de lo que le sucede y a través de la presencia el descubrimiento de habilidades para atenderse, regularse y descubrir la persona que es.

En la terapia gestáltica se trabaja el estar en el aquí y ahora de la persona considerando cada nivel de funcionamiento y se diseñan experimentos orientados a que la persona identifique en primer lugar sus sensaciones corporales.
“Aquí y ahora” es un concepto funcional que se refiere a lo que el organismo “está haciendo” en el momento presente, ya que el cerebro crea cambios solo a partir del presente. El terapeuta fomenta en el paciente la comprensión más profunda de su propio aquí y ahora y le facilita que encuentre sus propios elementos para ampliar su consciencia y lograr el cambio.

El aquí y ahora de la terapia Gestalt, hace énfasis en lo fenomenológico, lo que se observa es lo que es, no acuden a interpretaciones teóricas. Fenómenos por encima de su explicación.
El existencialismo sugiere un tema principal; el énfasis puesto en la existencia individual concreta y, en consecuencia, en la subjetividad, la libertad individual y los conflictos de la elección.

Por tanto, la PRESENCIA, en Gestalt, se trata de conciencia inmediata, atención a cada vivencia, se trata de la capacidad de autoexperientarse en el presente, la actitud de la persona a presenciar y experienciarse tal y como esta en el presente, la intención de darse cuenta en el aquí y ahora de como siente, como piensa, como hace, como se experimenta a sí mismo, al otro y su entorno.

María Jesús Armas Acosta
Psicóloga. Psicoterapeuta
Directora IGC e ICP Canarias